Ser parte de una comunidad

Escrito por Valerie Gomes y María Luisa Blanco


Soy Valerie Gomes, y mi camino con Venezolanas Globales inició hace más de dos años cuando por invitación de Maco (fundadora de Venezolanas Globales) me ofrecí a organizar el primer encuentro de la red en Londres, del cual no teníamos expectativas ni estándares, simplemente fue un “vamos conocernos”.

Ese día vinieron un par de amigas venezolanas, pero también se unieron mujeres que no conocía y que al igual que yo, deseábamos tener un espacio en el cual pudiéramos desde conocer a otras venezolanas, aprender de ellas, hablar en nuestro propio idioma y sentirnos re-conectadas con gente de nuestra misma cultura e idiosincrasia. Y es que para aquellas que decidimos migrar se nos olvida lo intrínseco que es para cualquier ser humano ser parte de una comunidad.


Pero ¿qué es comunidad?

Una comunidad es un grupo de seres humanos que tienen características en común como idioma, cultura, religión, geografía. Una comunidad puede ser tan amplia y abarcar grupos de personas con objetivos, valores e intereses compartidos.

Siendo venezolana, pienso que el sentido de comunidad se nos fue arrebatado hace muchos años por aquellos que quieren reinar con el discurso de la desunión, del odio y de acentuar nuestras diferencias. En Venezuela siempre decimos que la gente es amable y “chevere”, sin embargo, nuestras relaciones están cargadas de gran desconfianza y miedo a que se vayan a aprovechar de nosotros. Muchas veces nuestra tribu se limita a nuestra familia cercana y amigos de la infancia.

Al salir de Venezuela, nos llevamos esta desconfianza en nuestras maletas y dejamos que dicte la forma en la que nos relacionamos en nuestros países de acogida, impidiendo que conozcamos gente de otras culturas y también que conectemos con nuestros coterráneos en el exterior. 

Recuerdo que en la primera reunión de Venezolanas Globales una de las chicas dijo “tenía miedo de venir porque ahora uno escucha tantos cuentos de venezolanos aprovechándose de otros que, bueno, uno nunca sabe”.


No obstante, como cualquier otro miedo, este también se puede superar y podemos aprender a confiar.  

Ese confiar en una comunidad es precisamente uno de los desafíos que determinamos en esta red y que de superarlos, estamos convencidas que los beneficios son invalorables para todas.  Sentirse parte de una comunidad no solo contribuye con nuestra salud mental y bienestar en general, sino que también puede ayudarnos a conseguir mejores oportunidades laborales, simplifica el intercambio de conocimiento, promueve el crecimiento personal y profesional entre muchas otras cosas.


Durante el tiempo en el cual que he formado parte de la red, he contribuido a crear un espacio de confianza donde las mujeres venezolanas en el exterior pueden reunirse a hablar de cualquier tema de su interés, ayudarse entre ellas, compartir las frustraciones y los retos que conlleva ser una mujer latina migrante al mismo tiempo que intentamos avanzar en nuestra carrera o en nuestros emprendimientos.

Después de dos años siendo Embajadora de Venezolanas Globales, y a partir del 2021 en un nuevo rol como Coordinadora de Embajadoras, yo misma he evidenciado como gracias a esta red muchas se han ayudado a conseguir mejores trabajos, otras se han juntado para crear nuevas empresas y algunas otras han iniciado nuevas amistades. También he visto como ese pequeño grupo de 8 mujeres que se reunió aquel 30 de junio de 2018, creció y hoy es un grupo de 98 mujeres, solamente en Londres.  

En lo personal, haber tenido la oportunidad de liderar este grupo me ha traído aprendizajes invaluables además de haber podido compartir con un equipo de 18 embajadoras y de sentirme parte de una comunidad global de más de 3 mil mujeres venezolanas en el exterior, he desarrollado habilidades blandas y aprendido herramientas de liderazgo, estrategia y comunicación. 


¿Y qué tenemos en común esas más de 3 mil mujeres que forman parte de Venezolanas Globales? Que nos hemos alineado en la necesidad de encontrarnos y de crear una verdadera comunidad de venezolanas en el exterior que se abrazan en sororidad.


“Solas, podemos hacer tan poco; juntas, podemos hacer mucho” Helen Keller.


¡Una comunidad que va de Londres a México!

 

Es momento de compartir mi experiencia, soy María Luisa Blanco, creo que el ser Embajadora me buscó a mí y no yo al puesto. Siempre me ha gustado formar parte de una comunidad (sobre todo de esa que contaba Val, donde hay contención y crecimiento), pero también creo en la serendipia con la que suceden las cosas. 

Sí bien ser Embajadora (de cierta forma) es un privilegio porque no todas las que se postulan son seleccionadas, la base del equipo está en ser voluntarias, en saber y querer usar un poco de nuestro tiempo para resolver un problema, en expresar nuestras experiencias en el nuevo país para con un mejor saber explicarle a alguien más cómo proceder ante algún inconveniente, y … ¿por qué no? terminar siempre con una sonrisa y una nueva amistad. 

En verdad eso es lo que más me gusta de Venezolanas Globales, formar parte de una red y las conexiones profundas que hemos logrado.Todas en el team hemos decidido estar acá y brindar lo mejor de nosotras porque nuestra satisfacción es ver a la comunidad crecer y ver los resultados del soporte que brindamos en las demás mujeres. Al final del día en el logro de una, estamos todas. 

¿Qué pienso de mi experiencia como Embajadora? Que los años pasan volando, que ha sido absolutamente enriquecedora y divertida, al inicio no había casi venezolanas, y no sabía con lo que me iba a encontrar: centennials  alocadas, hípsters, adultas demasiado serias, mujeres independientes con una historia mucho más interesante que la mía.  

Por suerte, enseguida recordé que todas somos venezolanas, que nos une algo más grande que la realidad que vivimos en el país destino.  Ahora, como coordinadora de embajadoras en Latinoamérica vienen nuevos retos, nuevas oportunidades y seguro la mejor de las experiencias, eso es otra cosa que me gusta mucho de la red, las diferentes modalidades de apoyo bajo las que uno se puede sumar y ayudar a seguir creciendo.

 

Venezolanas Globales no solo nos brindó la oportunidad de ser parte de una comunidad sino de crearla desde cero. Esta oportunidad sigue abierta y si quieres ser parte de ella puedes aplicar como Embajadora a través de este link